25Sep/19

ILC se conectó a interceptor de Aguas de Manizales para entregar sus aguas residuales domésticas

Para dar inicio al proceso de saneamiento de la quebrada Manizales, hoy se entregaron las obras de conexión de las aguas residuales domésticas de la Industria Licorera de Caldas al interceptor construido por Corpocaldas en la zona industrial y que es operado por Aguas de Manizales.

La ILC es la primera empresa que se conecta a esta obra y se espera que en los próximos dos años las demás industrias de la zona hagan lo mismo para descontaminar este importante afluente de la ciudad.

Luis Roberto Rivas Montoya, Gerente de la Industria Licorera de Caldas, resaltó que dentro del componente de Responsabilidad Social Empresarial de la empresa, uno de los pilares fundamentales es la protección del medio ambiente.

“Es un hecho muy significativo porque hace muchos años la ILC era la empresa que más contaminaba la quebrada. La primera fase de este proceso fue en 2016 cuando hicimos una obra de alcantarillado para separar las aguas lluvias, industriales y domésticas, con una inversión de 1.300 millones. Ahora en esta segunda fase hemos conectado nuestras aguas domésticas al interceptor para así no tener que hacer los vertimientos sobre la quebrada”, expresó.

Juan David Arango Gartner, Director de Corpocaldas, dijo que se trata de un hito muy importante en la historia de la quebrada Manizales, para así solucionar un problema ambiental emblemático de la ciudad. Además, se articulará con la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) que construirá Aguas de Manizales para sanear completamente la cuenca del río Chinchiná.

“Es el final de un proceso de concertación complejo en el que se estudiaron temas económicos e impacto en las industrias. Se demuestra que con el acompañamiento más que con el aspecto coercitivo, se pueden lograr resultados que no solo beneficien el medio ambiente sino que representen rentabilidad para las industrias, e inclusión social y mejoramiento de la calidad de vida de las personas que viven cerca a la quebrada Manizales”, añadió Arango Gartner.

Por su parte Germán Gustavo Ruge Osorio, Gerente (e) Aguas de Manizales, destacó la decisión de la ILC de conectarse al interceptor, y reiteró el llamado a las demás empresas de la zona para que se unan a esta iniciativa

“Hoy la Licorera es la pionera y la invitación es que veamos que el recurso hídrico no solo le corresponde al operador Aguas de Manizales sino que es un trabajo conjunto y todos tenemos compromiso con el medio ambiente”.

Las obras de conexión tuvieron un costo de cerca $262 millones y fueron ejecutadas por el consorcio Construtop, tras un proceso de licitación pública que se realizó en el primer semestre de 2019.

Cuenta con tecnología de telemetría de última generación alimentada por un panel de energía solar, que permitirá registrar el caudal entregado a Aguas de Manizales para generar los cobros mensuales por el uso del interceptor.

Se espera que en 2020 se realice la conexión de las aguas residuales de los procesos productivos de la ILC al interceptor, apostándole a la recuperación y conservación de los diferentes ecosistemas aledaños a la empresa.

Industria Licorera de Caldas